Consejos para circular con hielo y nieve

Circular con nieve

Todos los inviernos pasa lo mismo, aún que parezca que ha llegado la primavera un día viene el mal tiempo y nos pilla desprevenidos. El hielo y la nieve son los enemigos numero uno de los transportistas durante los meses de invierno. Los consejos que se dan no siempre se recuerdan y a veces ocurren episodios desagradables que ocupan todas las portadas pero en realidad estos episodios son perfectamente evitables si respetamos algunas normas.

 Las cosas comienzan a complicarse cuando se alcanza una temperatura por debajo de 5ºC. A partir de esta temperatura los neumáticos convencionales empiezan a perder sus prestaciones por el frío.

Sobre este tema, un programa de televisión de los años 70, 'La Segunda Oportunidad'. Lo que se puede ver en sus 10 minutos de duración del siguiente video no es que haya cambiado mucho en los últimos años, quitando los coches más modernos, los teléfonos móviles y las pintas de la gente.

Los consejos que hemos visto en el video siguen siendo válidos hoy día. Hoy en días la mayoría de los coches, avisan al conductor con un pitido si la temperatura es inferior a 3ºC. A 0ºC o menos, si hay mucha humedad o hubo precipitaciones, el riesgo es máximo.

Las autoridades, en previsión de nevadas o heladas, suelen esparcir sal, salmuera o productos equivalentes en la calzada. Es una forma efectiva de limitar la acumulación de nieve y la creación de placas de hielo pero también hace la calzada más resbaladiza. Los efectos colaterales de emplear el cloruro sódico o sal común en las carreteras para evitar la formación de hielo y nieve son ampliamente conocidos. No por ello su utilización ha descendido, sobre todo debido a su bajo coste y a lo sencilla que es su aplicación. Se estima que el Ministerio de Fomento vierte sobre las carreteras nacionales 160.000 toneladas de sal cada año.

Las cualidades fundentes de la sal pueden ser mejoradas, de forma que se reduzca de forma sustancial la cantidad que se necesita. La empresa británica Safecote emplea un subproducto que se origina durante el refinado de azúcar y presenta grandes propiedades de deshielo. Además, permite realizar una labor preventiva gracias a su función anticongelante. Estos aditivos aseguran la viabilidad de las carreteras para realizar transportes por carretera hasta en condiciones más extremas.

 Una vez que las cosas se complican, y la carretera empieza a acumular nieve hay que reducir en la medida de lo más posible el uso del cambio de marchas, utilizar marchas largas. Cuanto más larga sea la marcha, menos fuerza hacen las ruedas y habrá menos riesgo de pérdida de adherencia. En los modelos automáticos apretamos el botón "Snow" o "Winter" (según modelo de coche), que suaviza los programas.

En estas situaciones también hay que ser mucho más cuidadoso con el uso del volante, evitando los golpes de dirección y la conducción agresiva. El peor enemigo que tenemos en invierno, por encima de la nieve, es el hielo, que es tan resbaladizo como el aceite y puede significar pérdida de control total, llevemos las ayudas electrónicas que llevemos. Salvo que sea imprescindible (casi nunca), no quitaremos las ayudas electrónicas, tienen su efectividad aunque los neumáticos agarren mucho menos y pueden ser la diferencia entre una situación complicada y otra mucho peor.

Fuente: www.motorpasion.com

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Spanish English French German Italian Polish Portuguese Romanian Russian Slovenian Turkish

Confia en Transportes STV